Reseña 4: Bandido

En esta ocasión os traemos la reseña de un juego de cartas colaborativo y cooperativo llamado Bandido. Es ideal cuando no queremos que haya un ganador y un perdedor porque en esta ocasión o todo los jugadores ganan o todos pierden.

¿Qué es Bandido?

Bandido es un juego de cartas cooperativo de construcción de caminos que se puede jugar en grupo o en solitario en el que el objetivo del juego es simplemente evitar que un prisionero escape de la prisión bloqueando todos los túneles que tiene para salir de prisión. El juego ha sido editado por Helvetiq y diseñado por Martin Nedergaard Andersen.

¿Cómo se juega?

El comienzo del juego es muy fácil, simplemente coloca la carta del Bandido (tiene dos caras para determinar la dificultad una con 5 salidas y otra con 6 salidas) en el centro de la mesa. Mejor si tienes una superficie bastante grande porque el juego va creciendo. Se barajan las 69 cartas del mazo y se reparten tres a cada jugador. ¡Eso es todo!

Las cartas tienen diferentes túneles, cada carta puede tener hasta seis salidas posibles. En el turno de cada jugador, puede colocar una carta de las que tiene en la mano haciendo coincidir por lo menos un túnel a otro túnel que se encuentre sobre la mesa. La única regla principal es que no se puede bloquear ninguno de los túneles con paredes cuando se coloca una carta.

Lo que debes de intentar es cerrar todos los túneles para evitar que el Bando escape. Hay cartas en las que aparece una linterna, esas son las que cierran la mayoría de los túneles, pero hay otras cartas que puedes usar básicamente para formar un bucle que conecta varios túneles juntos. Si un jugador no quiere jugar ninguna carta de las que tiene en la mano tiene la opción de descartarse de tantas cartas como quiera y volver a coger de nuevo.

Todos los jugadores ganan si son capaces de bloquear todos los túneles. Todos pierden si una vez que se juegan todas las cartas el Bandido aún tiene túneles por los donde escapar.

Conclusiones

Bandido fue diseñado para ser simple y relajarte jugando en solitario o cooperativo que cualquier persona puede jugar, y definitivamente es sólo eso. No es un juego que te vaya a sorprender, pero esta muy bien cuando estás de vacaciones o quiere jugar a algo rápido. Además es muy fácil de transportar y es ideal para llevarlo en la mochila.

Lo que nos gusta de este juego es simplemente que es un juego cooperativo, o todos ganan o todos pierden. Es ideal para jugar con niños pequeños porque las reglas son muy simples. Lo malo es un juego que no tiene más que eso por lo que se puede hacer aburrido pero para jugar una o dos partidas es perfecto, sobre todo para gente no iniciada en juegos de mesa. Este juego funciona muy bien con niños porque les enseña a evaluar diferentes caminos y cómo manejar las cartas.

Créditos

  • Número de jugadores: de 1 a 4 jugadores. Se puede jugar en solitario sin problemas y a dos va perfecto. Cuantos más jugadores se hace más difícil conseguir la victoria.
  • Duración de la partida: 15 Minutos.
  • Edad recomendada: a partir de 6 años. Pero perfectamente se puede jugar a cualquier edad. El juego es muy pero que muy simple.
  • Autores: Martin Nedergaard Andersen.
  • Ilustraciones: Lucas Guidetti Perez.
  • Editor: Helvetiq

Donde Comprar


¿Te gustó este post? ¡Compartelo!